Hoy quiero compartir un listado de cosas que he ido descubriendo en los últimos tiempos. Aunque algunas de esas cosas parezcan muy evidentes, cuando uno se ha pasado años tan absorto en su trabajo y estrés diario, olvidas la capacidad de reflexión que tenemos y no debemos perder.

El parar y tener tiempo para pensar te da muchos inputs del mundo. Lo recomiendo. Allá voy:

  1. La gente post pandemia está muy cabreada, muy amargada, muy inestable y profundamente agresiva. Esto se traduce en personas maleducadas, que conducen avasallando a otros, que no respetan los espacios de los demás o su necesidad de calma. Tremendo…
  2. Ese profundo individualismo de la nueva era que se ha ido implantando a jóvenes y adultos desde hace años bajo la filosofía de un auto cuidado mal entendido, ha derivado en seres humanos inhumanos, egoísmo extremo, 0 capacidad de amar y ausencia absoluta de empatía. Una cosa es poner sanos límites y otra es volverte una persona carente de sentimientos.
  3. Los perros se parecen a sus padres adoptivos mucho más de lo que imaginan (o los dueños a los perros, no sabría poner el límite). Por ello, entiendo cómo se comporta Cash muchas veces.
  4. Hay personas que aman y personas que se dejan amar. Solo es posible el éxito, cuando uno de los que se deja amar da con un amador que cuando está de vuelta de todo, sabe cómo mantener el interés del otro. Tenemos una forma de entender las relaciones muy retorcida y hay personas que buscan constantemente que les traten mal.
  5. Hay muchas personas necesitadas de una terapia psicológica que no saben cómo pedir ayuda o tienen vergüenza de hacerlo. Y el hecho de que esa terapia cueste un dineral y no tengamos acceso a ella de forma pública, hace que ese bache sea aún más grande. Si todas las personas fueran a terapia, el mundo iría infinitamente mejor a como va ahora.
  6. Nos han vendido lo del «estado del bienestar» y desde hace ya mucho tiempo veo que vivimos en una situación de estar en el filo, con la sensación constante de que todo puede saltar por los aires en cualquier momento, literalmente. En el último mes se ha recrudecido especialmente con unas subidas de precios desorbitadas de todo tipo de productos de primera necesidad. ¿Hasta cuándo vamos a seguir estrangulados por esta situación? Posiblemente hasta que ya no podamos más y estemos endeudados o en una precariedad extrema.
  7. Soy mucho mejor profesional de lo que pensaba y viendo el trabajo de otras personas y la eficiencia de algunas empresas, lo tengo aún más claro. Me alegro de haberme dado cuenta con 39 años y no más tarde. Cuando uno entiende su valía, no acepta cualquier cosa ni se deja cuestionar tan fácilmente.
  8. Es fabuloso querer cuidarse para uno mismo y no por mantener un canon de belleza que es imposible de mantener. Sobra decir que si alguien no te acepta tal cual eres en un momento determinado y sí en otro en el que tu físico se acerca más a ese canon, estás ante un ser superficial que basa su «amor» en un aspecto físico. Imagínate qué vacío mental debe tener.
  9. Hay personas que están tan mal que solamente disfrutan haciendo putadas o molestando a otros. Me dan lástima, tienes que estar muy mal por dentro y muy insatisfecho con la vida para querer hacer mal a los demás. Yo tengo a uno de esos que vive encima mío. Lo que me lleva al siguiente punto…
  10. Vivir en un bajo es muy guay, siempre que no tengas a una persona que está mal viviendo encima tuyo. Literalmente te desgastan y te hacen vivir con el corazón en vilo. Lo del tema de los vecinos es un mundo lleno de hostilidad que veo que abunda mucho. Está íntimamente relacionado con los puntos 1, 2 y 9.

Espero que os gusten estas reflexiones de Febrero 2022. No serán las últimas de este año, estoy segura.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.