En estos días, ponerse enfermo nos provoca microinfartos propios de la persona más hipocondriaca del mundo. Os lo dice una que lo fue y mucho durante años, aunque a mi se me curó viviendo en otro país lejos de la Sanidad Pública.

Un breve atisbo de carraspera o temperatura y estamos con el retortijón a punto de nieve. Porque cuando solo estábamos centrados en prosperar como seres humanos, la vida nos trajo una pandemia mundial para ponernos en nuestro sitio y valorar cosas que, por norma general, damos por hecho.

Escucho últimamente mucho sobre brotes de fiebre, virus, malestares… Supongo que como todos los años, con el drama añadido de que ahora, cualquier síntoma podría significar algo mucho peor: que seas portador de Covid-19 y puedas armar un Cristo en un momento.

Ya éramos suficiente paranoicos muchos, con que nos viene el ingrediente protagonista del 2020 a darle una vuelta de tuerca a la paranoia y volvernos la paranoia con patas.

 

¿Por qué cuento esto? Porque la pasada semana, en un momento complicado, tuve un brote repentino de fiebre, que se agravó después de mi paso por urgencias durante 4 horas (con pruebas de extracción de cerebro con bastoncillos, serología, rayos, de todo…). Este brote que llegó a 40º se repitió al siguiente día, bajo el diagnóstico acelerado del personal de urgencias que lo achacaban a una infección de orina.

La realidad es que mi médico ayer me confirmaba que no era eso, que había estado tomando antibiótico por prevención, pero que no había explicación para la fiebre y por supuesto, mis pruebas de Covid-19 eran negativas en enfermedad y anticuerpos.

Mi pregunta es… Si aparentemente nada físico estaba causando esa fiebre, somatizar ciertas cosas, ¿puede provocarte una fiebre tan alta?. La ciencia dice que no, pero yo lanzo esta pregunta porque creo que siempre hay historias que escuchar al respecto.

Os leo…

2 comentarios en “Fiebres inexplicables y otros males”

  1. Bueno el aspecto meta voló Xico la fiebre es una herramienta por cierto muy costosa para el organismo que interviene en otro tipo de procesos a nivel óseo y hormonales Muy importantes y no tiene porque ser realmente que te estés defendiendo ante un bicho en todo caso la ciencia no ha dejado ver bien este aspecto sino que todo lo contrario a la fiebre se le cataloga desde siempre como un elemento negativo y su manera de tratar desde la farmacéutica es con medicinas que eliminan la fiebre cuando realmente es una herramienta muy útil para el cuerpo

    1. Mil gracias por tu valoración, no puedo estar más de acuerdo en que hay que estar abiertos a posibles valoraciones diferentes de la fiebre. Solo conocemos una mínima parte del comportamiento de nuestro cuerpo y posiblemente dentro de 20 años se habrá dado con mil posibilidades más por las que un cuerpo aumenta de temperatura. Un besote

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *