Hay muchas formas de afrontar los periodos de incertidumbre que no podemos controlar, como los que estamos viviendo. Es bueno buscar maneras de salir del confinamiento mental y quererse más fuerte que nunca, porque si algún momento en el que se hace imprescindible amarse fuerte, es este.

La creatividad te salva by Helen's Digest

Este período de mierda, a mí me ha dejado cosas maravillosas y me ha hecho descubrirme mucho más. El otro día lo hablaba con mi querido Iván: creo que si algo me ha dado este 2020 y la edad, es que empiezo a aceptar mis propias contradicciones y no me castigo por ellas ni me avergüenzo.

El «primer confinamiento» me pilló desprevenida y en un momento de mi vida bastante bueno en el que no solo me sentía bien con lo que era, sino también con las decisiones personales que estaba tomando y los planes que tenía para el resto del año. Pero 2020 tenía otros planes para mí. Tenía planeado hacerme bajar aún más a los infiernos para visualizar lo que realmente tenía que hacer.

Me encanta una frase que aparece en la serie «Veneno» sobre la vida de Cristina Ortiz «La Veneno», que reza: por muy perdida que estés, siempre llega alguien para recordarte quien eres. A veces quien llega para recordarte quien eres es alguien maravilloso y otras veces es una mierda de persona, pero siempre, siempre es bueno encontrar a personas en la vida que te recuerden, bien con sus actos o con la ausencia de ellos, que no ibas por un camino que tú habías elegido sino que, quizás, estabas amoldándote a una vida cómoda.

Yo este año comencé con una idea de lo que quería hacer y hora, casi a finales del año, soy consciente que me estaba engañando a mí misma y que mi cuerpo y mente quería otra cosa. Después del shock que supone a veces caer en la cuenta de esto, me dispuse a encontrar la forma de reubicarme y reconducir todo eso en lo que había caído y no encontré mejor forma de hacerlo que desplegando el lado creativo.

¿Cómo? Leyendo como una bestia muchas cosas que tenía pendientes más lo que siempre había querido leer y no había tenido tiempo para hacerlo. Forzándome incluso a leer cosas que no están en mi línea de gustos para descubrir que nunca hay que cerrarse a nada. Escuchando mucha música y tocando el violín como nunca, viendo mucho cine y escribiendo mucho, mucho. Incluso jugando en la Nintendo Switch.

Se debe forzar al cerebro a salir del estado mental al que muchas veces llevan estas situaciones de estancamiento. El cerebro, al igual que el resto del cuerpo, tiende a pedir cada vez menos si no le fuerzas y esta es una buena forma de tenerlo en forma.

Si me estás leyendo ahora mismo y sientes ese estancamiento mental, levántate del sofá y coge un libro y trata de concentrarte para estimular tu cerebro a la lectura. Pon música suave de fondo y cuando ya estés agotado, busca una buena película que siempre has querido ver y a por ella. Empieza un diario o unas memorias sobre lo que has vivido este año. Empieza un curso online de acuarela o de lo que te apasione. Todo menos quedarte como una ameba viendo cosas en televisión que no te aportan, sino que te adormecen.

La creatividad te salva de caer en un estado de desesperanza mayor aún del que ya tenemos un poco todos. No permitas que tu cabeza entre en estado comatoso.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *