Aprovechando este movimiento inesperado de la celebración de El día del libro 2020, de nuestro pasado mes de abril a este, cuanto menos, extraño mes de julio, estreno la sección del blog que he querido destinar a recomendaciones literarias, con el que es sin duda uno de mis libros favoritos.

Soy de la idea, de que independientemente del género o autor, hay libros que te llaman desde las estanterías de las bibliotecas y librerías. Me he pasado muchas muchas muchas horas de mi vida caminando entre estanterías de libros. Creo que hay pocas cosas que me den más paz y alegría que esto. Y en esos paseos y estancias durante horas entre libros, muchos libros me han guiñado un ojo.

Aclaremos: no tengo alucinaciones y creo que los libros cobren vida y me llamen telepáticamente. Pero es cierto que muchos libros, bien sea por el título, por la portada o por su formato o momento, te piden a gritos que te los lleves a casa y te sumerjas en ellos.

Esto fue lo que me ocurrió con La espuma de los días de Boris Vian. Yo que solo había escuchado referencias sobre la época de novela negra de Vian con novelas como Que se mueran los feos, de golpe me vi sorprendida por un libro que me llamaba de continuo siempre que lo veía (que era muy a menudo) en alguna librería o biblioteca.

El golpe maestro de esa llamada, fue cuando por la injusta y temprana muerte de mi tío, tuve que entrar en su biblioteca personal de su casa en Chiclana (Cádiz), para descubrir que ahí estaba el libro de nuevo, esta vez, postrado ante mi como la evidencia más clara de que debía leerlo. Mi tía nos invitó a llevarnos los libros de quisiéramos y descubrí dos cosas: cuánto me parecía a él en gustos y lo mucho que amaba la ciencia ficción.

Y como no podía ser de otra manera, este libro se expandió en mi desde el primer momento. Una edición destartalada, con hojas sueltas y llena de salitre, se convirtió en la mayor de las joyas de mi librería.

La espuma de los días es un viaje a un cuadro surrealista pero lleno de alegría, humor, música y amor. Un retrato de las cosas valiosas de la vida y de lo fugaces que pueden llegar a ser. Una flor dulce y preciosa en medio de un universo de literatura vacía y facilona.

Quien se atreve con este libro, debe estar preparado a un libro que toca teclas internas. Muy recomendable para artistas y personas sensibles, porque además conociendo detalles sobre el autor (aficiones, vida,etc.) os percataréis de que podría tratarse en un tiempo actual, de un colega vuestro que edita un libro.

Os dejo un pequeño extracto tomado al azar del libro. Aún sin muchos medios para generar audios de calidad, ha sido grabado como una nota de voz en mi móvil y con apenas edición en Audacity. Espero que os guste:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *