Cuantas cosas podría decir sobre Jesús y todas buenas. Porque además de ser como «un padre radiofónico» para mí, cuando hice prácticas en su Diario Pop en Radio 3, es una persona a la que admiro profundamente por todo lo que ha hecho en su carrera. Todo eso resalta aún más porque es una buena persona. Alguien que podría estar endiosado y sin embargo es profundamente humilde. Me gustan mucho los profesionales que hacen grandes cosas sin grandes alardes, a los que descubres leyendo sobre dónde estuvieron, con quienes se codearon y lo que crearon y te dejan con la boca abierta.

Le entrevisto (por las circunstancias vía digital), para que me cuente un poco más sobre su flamante nueva obra creada junto a Patricia Godes: Guía del Madrid de La Movida».

Jesús Ordovás con Guía del Madrid de La Movida

P: Podemos afirmar que después  de varios libros publicados sobre La Movida  eres definitivamente, el mayor experto sobre el tema en España. ¿Cómo conseguiste documentar de una forma tan fidedigna cada zona de Madrid implicado con anécdotas, datos y fotografías?

R: Cuando en el año 1974 regresé de San Francisco donde fui a documentarme para mi libro “El Rock ácido de California”, me instalé en un piso del barrio de La Elipa, justo encima del Pub Manivela, donde ensayaban los Burning. Como no me dejaban dormir bajé a hablar con ellos y me hice su amigo. Me gustaron tanto que les entrevisté en mi programa de radio y les di a conocer en el semanario Disco Exprés con un dibujo de Ceesepe. También les puse en contacto con el cineasta Fernando Colomo y consiguieron ser los protagonistas de la película «¿Qué hace una chica como tú en un sitio como este?», rodada en el Ateneo de Prosperidad con Pedro Almodóvar  aplaudiendo entre el público. En ese Ateneo ya estaban ensayando Kaka de Luxe, El Gran Wyoming con Paracelso, Los Zombies, Mermelada y otros grupos punk y de la Nueva Ola que estaban dando conciertos en los Colegios mayores gracias al colectivo Lacochu.

Un día que iba dando una vuelta por el Rastro con mi cámara le hice varias fotos a una chica que decía que tenía un grupo y hacía fanzines. Era Alaska. También la entrevisté para Disco Exprés con fotografías de Alberto García-Alix. Otro día fui con el fotógrafo Florencio Cuadrado (ahora Dj Floro) al local de Lavapiés donde ensayaba el grupo «Paraíso», y allí los entrevisté junto a  Nacha Pop, Zombies y Kaka de Luxe.

A mi programa de radio en Onda Dos iban todos los grupos que querían anunciar un concierto, entregarme una maqueta o un disco. Una tarde se presentó un tal Ramoncín para decirme que tenía un grupo llamado W.C? . Me dijo que iba a dar un concierto en Vallecas, y allí fui a verle. Y así un día tras otro iba descubriendo grupos y conociendo barrios, locales de ensayo, discotecas y movidas diversas.

Otro tanto iba haciendo Patricia Godes, una periodista castellonense especializada en música que acababa de instalarse en Madrid. Así que cuando la editora Laura López, de Anaya Touring, me pidió que hiciera una Guía del Madrid de La Movida le propuse que lo haría mejor con la colaboración de Patricia. Aceptó y nos pusimos a trabajar.

P: ¿Desde hace cuántos años os conocéis Patricia Godes y tú?

R: La conocí cuando llegó a Madrid, en el año 1979. Pero ya leía los artículos sobre música  que publicaba en el semanario Disco Exprés, en el que yo también empecé a trabajar en 1975. Desde entonces ella ha colaborado en numerosas revistas, ha escrito varios libros, tuvo un programa  en Onda Dos y  formó parte del equipo de  Carlos Tena en RTVE. También trabajó conmigo en Ipop, el programa de TVE que hice con Pilar Imedio para la  2.

P: ¿Cómo ha sido trabajar juntos?

R: Lo primero que hicimos fue reunirnos en la sede de Anaya con Laura López, la editora de la guía. Nos explicó qué era lo que le interesaba y entre los tres, dando ideas en una especie de tormenta de imágenes, anécdotas y recuerdos, fuimos dando forma a lo que ya es una maravillosa realidad. Nos repartimos el trabajo y de vez en cuando nos reuníamos e íbamos contrastando datos y descubrimientos conforme realizábamos las entrevistas a los personajes que iban a ocupar un lugar destacado en cada capítulo: Almodóvar, Alaska, El Gran Wyoming, Ouka Leele, Ramoncín, etc.

P: ¿Se podría decir que ambos fuisteis una parte activa y esencial de la Movida?

R: Los periodistas tuvimos un papel determinante en el éxito de La Movida, ya que tanto en los periódicos de mayor tirada – El País, Diario 16, El Mundo- como en las revistas musicales que ya existían –Vibraciones, Disco Exprés, Star, Ozono,.. – y  en   las que nacieron entonces -La Luna, Madrid Me Mata, Gratix, Ruta 66, Rock Espezial, Madriz- o en los fanzines, se escribía con total libertad sobre lo que estaba pasando; grupos que nacían en cualquier rincón, exposiciones, festivales, concursos, sellos discográficos independientes, etc. Y sobre todo fueron muy importantes los programas de radio: Onda 2, Radio 3-y TVE: La Edad de Oro, Caja de Ritmos, Aunhambabuluba La Bola de Cristal, etc.

P: ¿Qué puede encontrar el lector en esta guía que no haya sido publicado antes?

R: La Guía del Madrid de La Movida aporta una gran cantidad de información sobre los lugares –salas de conciertos, locales de ensayo, estudios de grabación, discográficas, bares musicales, grupos, personajes, etc. – que dieron vida a esa explosión tan vitalista y creativa en todos los órdenes de la cultura. Es la primera vez que una guía de estas características no se centra únicamente en Malasaña -zona donde hay más bares musicales- sino también en todos los barrios: Prosperidad, Las Ventas, Vallecas, Usera, Chueca, etc.; lugares donde hubo movidas, se formaron grupos, se daban conciertos, ensayaban, grababan y se divertían gentes de lo más variopinto. Para ello contamos con la colaboración de artistas, cazatalentos, organizadores de conciertos y  fotógrafos como Domingo J. Casas, que estaba en todas las actuaciones que tenían lugar en cualquier lugar de Madrid, ya fuera en Rock-Ola, El Sol, Agapo, La Vía Láctea o el Rockódromo.

P: Personalmente me parece una guía fascinante, que te enseña mucho sobre todo lo que ocurrió en aquellos años y te ubica claramente en el contexto histórico del momento. ¿Se plantea la posibilidad la editorial de traducirla a algún idioma?

R: Eso espero. Sobre todo debería ser traducida al inglés. Aunque en chino y en japonés quedaría muy chula.

P: La Movida fue un movimiento de movimientos que surgió en diferentes zonas de Madrid bajo el paraguas de una situación social muy particular. ¿Crees que alguna vez volveremos a ver algo similar?

R: Si esta pandemia que nos obliga a quedarnos en casa viendo películas, escuchando música y leyendo libros mientras soñamos con que algún día podremos bailar en discotecas, asistir a festivales y pasar noches sin fin en bares musicales con amigos y desconocidos de todo pelaje, se prolongara tanto como la dictadura franquista, a lo mejor el día que acabara esta pesadilla Madrid podría volver a ser la ciudad más divertida del mundo, como lo fue en los años 80. En aquellos días la gente salía a la calle con unas ganas de vivir sin límites a pesar de los atentados de ETA y las palizas que nos daban los Guerrilleros de Cristo Rey, porque había un vacío de gobierno, una especie de anarquía liberadora y muchas cosas por descubrir. “El futuro ya está aquí” cantaba Radio Futura.

P: Después de tantos años al frente de  Diario Pop, se echa de menos tu presencia en las Ondas. ¿Qué papel crees que desempeñó la radio en La Movida?

R: Esencial. Radio 3 nació en 1979 a imagen y semejanza de Onda 2 FM. De hecho, varios de los programadores de Onda 2 fuimos contratados por Radio Nacional para hacer los mismos programas que veníamos realizando desde 1975 –en mi caso con gran éxito-. En cuanto pude, no sin ciertas reticencias de la dirección de la emisora, me dediqué a dar a conocer a toda España las maquetas y los discos de los grupos que ya estaban dando conciertos en Colegios Mayores y en las salas y teatros que se iban abriendo a las distintas movidas «nuevaoleras» -El Teatro Martín, El Jardín, Marquee, Rock-Ola, Carolina, etc. – y no tardaron en llegarme discos de Málaga (Danza Invisible), Barcelona (Los Rápidos, Los Rebeldes, Loquillo y Los Intocables)  de Canarias (Palmera) o Mallorca (La Granja).

Era fantástico que cualquiera que vivía en un pueblo o ciudad de la Península, Baleares, Canarias, Ceuta, Melilla o incluso en Portugal, Marruecos y el sur de Francia pudiera escuchar el Diario Pop de Radio 3. Diego A. Manrique se dedicaba sobre todo a dar a conocer novedades internacionales y yo programaba las cintas, casetes y discos de los grupos que iban apareciendo por todo el país en “Esto no es Hawái”.

La primera fiesta del Diario Pop la retransmitimos para toda España en directo desde la sala Rock-Ola. Actuaron los grupos más votados en una encuesta mundial que desde entonces haríamos todos los años hasta 2006: Aviador Dro, Alaska y los Pegamoides, Radio Futura, Décima Víctima, Derribos Arias y Siniestro Total.

El éxito de Siniestro Total -el único grupo que no era de Madrid- fue la señal que esperaban todos los grupos para enviarme sus maquetas. Su primer LP «¿Cuándo se come aquí?», grabado deprisa y corriendo, sin comerlo ni beberlo, fue el primer gran éxito comercial de una banda del «Más Allá» -concretamente de Vigo- editado por una compañía independiente (DRO) que a partir de entonces se convertiría en la tabla de salvación para el pop, el rock, el punk, el tecno y demás formas de hacer música y ruido de las diferentes movidas que iban surgiendo por doquier.

Todos los días me llegaban a la Casa de la Radio docenas de maquetas de los cientos de grupos que querían sonar en el Diario Pop. Varios de los grupos que habían empezado con una maqueta ya estaban teniendo éxito, y eso es lo que querían todos. Sonar en el Diario Pop era fundamental. En los años 90/00 hicimos lo propio con Surfin Bichos, La Buena Vida, Los Planetas, Fangoria, Los Enemigos, Los Ronaldos, Dover y tantos otros.

Guía del Madrid de La Movida

P: De todas las zonas de Madrid donde surgieron corrientes artísticas y lugares de culto en la época, ¿con cuál te sientes más identificado?¿cuál o cuáles son tus zonas predilectas?

R: Pedro Almodóvar cuenta en la “Guía…”que cuando llegó a Madrid se instaló en la Cervecería Alemana: “Fue mi primer descubrimiento nada más llegar a Madrid en 1969, el ambiente me cautivó y se convirtió en mi segunda casa durante dos o tres años. Aunque era una simple cervecería los hippies del momento, la eligieron como centro de operaciones, lugar de encuentro y mercado de la bisutería que hacíamos en la misma plaza. En una ciudad que vivía todavía bajo una dictadura, la Cervecería Alemana y sus alrededores eran un verdadero oasis, la gente más moderna y bohemia recalaba por allí…”

En la Cervecería Alemana le conocí en esos días cuando solía ir por las noches con Herminio Molero -amigo de mi barrio- y otra gente variopinta. Herminio hizo teatro con Almodóvar y en 1979 formó Radio Futura mientras yo viajaba, hacía programas de radio y escribía artículos y libros.

Coincido con Almodóvar en la descripción que hace en la “Guía…” de sus lugares favoritos del Madrid de entonces porque estábamos juntos en muchos de esos sitios como Rock-Ola: “De 1975 a 1985, en los años fértiles de la Movida, había muchos locales y garitos que los chicos de la noche recorríamos diariamente: de todos esos lugares Rock-Ola era sin duda “El Templo”. Por su escenario pasaron todos los grupos extranjeros más importantes cuando estaban en la cresta de la ola, y también todos los grupos españoles recién nacidos con la explosión democrática…”

También coincidíamos en El Rastro: “Era importante acudir cada domingo al Rastro para demostrar a los amigos que habías sobrevivido a la noche del sábado. La idea del Rastro es la de gran bazar, pero al aire libre… El viacrucis de distintas tascas que terminaban en La Bobia era nuestra comida del domingo”.

P: Dadas las circunstancias de este año -tan terroríficas- y después de pérdidas personales y cierres de lugares ilustres como la Joy Eslava, ¿crees que una segunda edición de la Guía necesitará más de una corrección en la leyenda de algunos lugares sobre si continúan abiertos?

R: Esperemos que buena parte de los locales más emblemáticos de La Movida como El Sol, La Riviera, La Vía Láctea, el Pentagrama o La Bobia sobrevivan a esta pandemia y puedan ofrecer actuaciones, servir copas, programar conciertos y presentaciones de discos y libros. Algunos ya se han adaptado a las circunstancias-como el Penta- y se han convertido en restaurantes. Pero cuando la gente necesite lugares donde escuchar música y quedar con amigos volverán a abrir. Así que a lo mejor no hay que cambiar mucho de lo que hemos contado en la “Guía…”. De todas formas lo que pasó ya no tiene vuelta atrás. ¡Que nos quiten lo bailao!.

P: ¿Madrid sigue siendo un referente o hemos perdido esa esencia?

R: En los últimos años ha habido ciudades, como Granada o Barcelona que han visto en sus calles, bares y locales, movidas muy interesantes. Yo he pinchado en discotecas y bares de esas y otras ciudades como Vigo, Valencia o Pamplona y he vivido noches de mucha diversión. Pero Madrid sigue siendo el centro de todas las movidas. Tiene más bares musicales, más salas, discotecas o lugares como El Rastro y calles como las de Malasaña, que ninguna otra ciudad. He estado en Berlín, Múnich, Ámsterdam, París, Nueva York, Los Ángeles, San Francisco, Londres, México, Pekín o Beirut y como también dice el periodista Javier Rioyo, que estuvo conmigo en Radio 3 y ha sido director del Instituto Cervantes en Nueva York, Lisboa y ahora en Tánger, Madrid sigue siendo la ciudad más divertida del mundo y la que más playas tiene, en contra de lo que digan los agoreros y los que cantan que aquí no hay playa.

P: ¿Seguirás a partir de ahora con la creación literaria o tienes otros planes relacionados con medios de comunicación y más concretamente radio?

R: Sigo escribiendo libros, prólogos y colaboraciones varias. Fue lo primero que hice desde que en 1972 la editorial Júcar publicó mi libro sobre Bob Dylan. Luego siguieron otros sobre Jimi Hendrix, Bob Marley, John Lennon, Siniestro Total, De qué va el Rollo, La Revolución Pop, la Historia de la música pop española, etc. Dadas las circunstancias es lo que más gusta hacer ahora. Es la forma más libre de trabajar. Haces lo que quieres y cuando quieres. No tienes directores, ni productores, ni estudios de audiencia que limiten tu creatividad como me ocurrió cuando dirigí el programa Ipop en TVE2.

6 comentarios en “«Si esta pandemia se prolongara tanto como la dictadura franquista, a lo mejor el día que acabara esta pesadilla, Madrid podría volver a ser la ciudad más divertida del mundo como lo fue en los años 80»”

  1. Me parece muy justa la reinvindación de los Burning, que fueron los pioneros del rock underground en Madrid. Muy recomendable la entrevista, enhorabuena 😉

  2. Enhorabuena por tu blog,y entrevista.
    Muy interesante y amena.
    Para saber un poco más de la movida Madrileña que tanto desconocemos (algun@s como yo).
    Te deseo lo mejor!!!
    Que grande eres Elena!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *